CRITICA: “La sombra de la traición”: La doble vida de Cassius

A pesar de su sólido reparto, la película cuenta con un argumento que no da para mucho y que más bien parece un capítulo extendido de una serie de televisión. La puesta en escena resulta un tanto mediocre.

No son pocos los guionistas que, tras lograr varios éxitos comerciales en sus carreras televisivas o cinematográficas, deciden dar un paso adelante y plasmar en imágenes los libretos que ellos mismos han escrito. Ahí tenemos los ejemplos de Alex Kurtzman (“People like us”) o de Alfred Gough y Miles Millar (que tienen varios proyectos en su agenda). Por supuesto, también habría que mencionar a Michael Brandt, quien, junto a Derek Haas, ha escrito los guiones de títulos tan conocidos como “El tren de las 3:10″ o “Wanted (Se busca)”. Con “La sombra de la traición” (ver tráiler) debuta como realizador, siendo su labor de lo más discreta. No es de extrañar que el filme se estrenara en unas pocas salas en los Estados Unidos y que su exhibición internacional se haya limitado a un puñado de países.

Y es que la escasa calidad de la película hace que ésta parezca haber sido ideada para explotarse directamente en DVD, Blu-ray o plataformas de vídeo bajo demanda. Su argumento no da para mucho, de ahí que se asemeje más al de un simple capítulo de una serie norteamericana que al de un aceptable largometraje. Los guionistas nos revelan un aspecto importante de la trama poco después de arrancar el filme, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que el público enseguida percibe que hay algo raro en el comportamiento de Paul Shepherdson, un antiguo agente de la CIA al que se le llama para atrapar a un peligroso asesino que en teoría había fallecido. Sin embargo, introducen otra insatisfactoria sorpresa en la conclusión de la cinta, lo que nos deja con la sensación de que la historia se ha elaborado única y exclusivamente pensando en dicho momento. “El sexto sentido” ya nos demostró que una producción cinematográfica ha de poseer algo más que un inesperado giro de la narración.

Eso no es lo que sucede en “La sombra de la traición”, donde nos encontramos con situaciones manidas, un frustrado intento de crear un relato de suspense, unos breves pasajes de acción y unos superficiales personajes cuyas vidas nunca llegan a interesarnos (los flashbacks relacionados con Shepherdson resultan muy torpes). A todo esto hay que sumar la discretísima realización de Brandt, un montaje que es incapaz de dotar de ritmo a la película y una decepcionante banda sonora de John Debney. Llama la atención que, ante semejante panorama, los actores (Richard Gere, Topher Grace, Martin Sheen) cumplan de forma decente con su cometido, incluyendo aquí los secundarios (Odette Yustman, Stephen Moyer). Tal vez el filme no provoque estentóreos bostezos en el espectador, pero sí su completa indiferencia. Y, para eso, mejor no perder el tiempo…

Calificación: 4/10


Anuncios

~ por estrenosdecine en 31 de mayo de 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: