CRITICA: “Men in Black 3″: El punto J

 

La tercera entrega de los Men in Black atufa tanto a sacacuartos industrial que no tarda demasiado en sucumbir a lo aburrido de sus postulados. Un vehículo para el lucimiento del progresivamente autodivinizado Will Smith.

Cuando el malvado Boris “El Animal”, el último boglodita (sorprendente Jemaine Clement), escapa de la prisión lunar, las cosas se complican para una agencia ultra secreta que vela por la seguridad de la Tierra. Para salvar la papeleta, J (Will Smith) tendrá que viajar a 1969 y colaborar nuevamente con su compañero K (Tommy Lee Jones ahora, Josh Brolin entonces). Tras una primera entrega simpáticamente exótica y una segunda simpáticamente paupérrima, “Men in Black 3” (ver tráiler y escenas) marca un punto artístico intermedio en la saga, sin más impulso que el recaudatorio a costa de un público universal rendido a los encantos de un autodivinizado Will Smith, que tiene aquí un vehículo de lucimiento que le encaja como un guante.

«¿Qué te pasó, hombre?» «No lo sé. Aún no me ha pasado». Poco original, no muy divertida, llena de lagunas y tiempos muertos que intentan desarrollar la relación emocional entre la pareja principal y dejar la acción en segundo plano, la historia firmada por Etan Cohen no sostiene un metraje innegablemente aburrido, que busca impulsar su dinamismo por el contraste entre la mentalidad siglo XXI de J y la mentalidad 60´s del entorno que envuelve la aventura. No funciona muy bien, superados los primeros chascarrillos. Además, otra de las pautas de espectacularización de la franquicia se mantiene: buen trabajo de Rick Baker, pobre trabajo del departamento digital ─¿más de 200 millones de presupuesto? ¿de verdad?─; y la banda sonora se compone de un solo tema, el principal de Danny Elfman, omnipresente hasta lo agotador ─pero los créditos al ritmo de Pitbull son una maravilla, por supuesto─.

Así las cosas, la inercia comercial atufa tanto que incluso Will Smith, principio y final del invento, no se esfuerza lo más mínimo en aportar capas a un papel que vive de su cordialidad natural y que le reportará pingües beneficios con los que seguir financiando la carrera de sus cachorros; Tommy Lee Jones parece muy cansado ─y probablemente lo esté─, mientras que Josh Brolin, que mimetiza a su futura encarnación madura hasta lo increíble, emerge como lo mejor de un reparto cool y elegante, desde luego, pero soso y desabrido en una lectura global. Al menos como adornos hay que destacar ínfimas participaciones de grandes como Emma Thompson y cameos de gansos como Bill Hader y Will Arnett. No se puede ser muy exigente con “Men in Black 3”, pero, qué demonios, diez años después el espectador merecía algo mejor.

Calificación: 4/10


Anuncios

~ por estrenosdecine en 31 de mayo de 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: